Capitulo Ocho

Tiny cerró el agua y salió de la ducha con un suspiro de placer. Era extremadamente lindo sentirse limpio de nuevo. Aunque el no se había dado una zambullida en el desagüe como Mirabeau, sus ropas e incluso su piel había llevado la peste de aquellos túneles para cuando habían salido de ellos. Había sido un alivio quitarse aquellas ropas e incluso más alivio ser capaz de lavarse cada suciedad que se aferraba de él. Ansiaba ponerse ropas limpias, incluso aunque fuera ropa de turista. Ropa limpia de turista vencía al apestoso traje Armani, aunque disfrutaba de su traje de diseñador antes de que se apestara en el desagüe y se arrepentía de la pérdida del costoso articulo.

Con el pensamiento en esas ropas limpias en su mente, Tiny se seco rápidamente, envolvió la toalla húmeda en su cintura, y salió del baño. Llego a la habitación en una nube de vapor, pero se detuvo abruptamente al mirar a Mirabeau paseando por la extensión. Se giro a mitad de su entrada, con el alivio cubriendo su rostro...

Entradas populares de este blog

Inferno de Sherrilyn Kenyon

Nueva Sección

Under a Vampire Moon de Lynsay Sands